Marcelo Lewandowski continúa recorriendo pueblos y ciudades de la provincia. Estando cerca de los vecinos y vecinas, de las empresas y los productores rurales tiene la posibilidad de dialogar con ellos para escuchar las distintas realidades y preocupaciones. Uno de los puntos en común pasa por la deficiente conectividad que presenta Santa Fe. “La pandemia demostró la importancia que tiene este servicio en nuestras sociedades, ya sea para la vida cotidiana o para una empresa. Pero en Santa Fe hay localidades que cuentan con una mala calidad del servicio o nulo prácticamente”, remarcó.

La resolución de problemáticas que presentan varias localidades de Santa Fe en este aspecto pasa a ser prioritaria para la Provincia. La participación del Estado en la producción, la economía y las comunicaciones con una mirada estratégica es fundamental para lograr un desarrollo productivo acorde a las necesidades. Es en este punto donde las cuestiones de conectividad son tan relevantes como obras estratégicas o de logística y transporte.

Al respecto Lewandowski había presentado en 2020 un proyecto de Ley en el Senado de Santa Fe para crear “Santa Fe Telecomunicaciones SAPEM”, una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria para la explotación de servicios de telecomunicaciones en el ámbito de la Provincia. Finalmente prosperó en la Legislatura un proyecto similar presentado por el Poder Ejecutivo que busca ampliar la empresa estatal Enerfe a redes de Internet y telecomunicaciones, creando así “Santa Fe Redes y Servicios”.

Esta iniciativa cuenta con la media sanción de la Cámara Alta, pero se encuentra trabada en Diputados. “Quisiera creer que no es la mezquindad política la que frena esta iniciativa porque también sería una mirada obtusa creer que la Ley va en contra de los privados. Esto busca fortalecer una infraestructura de fibra óptica donde el Estado tiene la obligación de llevarla a todos los rincones”, dijo y agregó: “No se busca competir con el privado ni perjudicarlos, sino darles más herramientas. Queremos una Santa Fe más conectada, que amplíe la inclusión y reduzca la brecha tecnológica”.

“Hay escuelas que no tienen Internet por estar ubicadas en lugares que no representan un negocio para los privados”, señaló y especificó: “Apenas el 28 por ciento de los colegios santafesinos tiene conectividad para uso pedagógico y solo el 30 por ciento de los hogares, una buena conexión a Internet”. En ese sentido dijo: “En un pueblo o en un barrio de una ciudad grande donde no llega un privado porque no lo considera un negocio una familia tiene que comprar el paquete de datos de teléfono y para muchas de ellas tiene un costo prohibitivo”, se lamentó y sostuvo: “El Estado puede llegar allí”.

La provincia prevé instalar 4 mil kilómetros de fibra óptica a lo largo de todo el territorio santafesino con fondos obtenidos a través de la solicitud de un crédito internacional con tasas blandas. “A pesar de las trabas se está trabajando y se va a llegar, pero no en la misma dimensión que si se aprobara la Ley, donde lo podrías lograr en menos tiempo y difundir de una manera más grande”, indicó.

Este proyecto también tiene en carpeta la construcción de no menos de 40 establecimientos educativos entre jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias y fábricas laboratorios (fablabs). Estos últimos son institutos educativos con salida laboral para las nuevas tecnologías que permitirían la formación de mano de obra calificada, un punto por el cual las empresas están solicitando en el marco de la incipiente reactivación económica que atraviesa Santa Fe.

La conectividad se ha constituido como vital en la pandemia y se está prohibiendo un derecho. Si hoy un empresario opta por continuar con el home office y tiene que tomar un empleado y un postulante tiene buena conectividad y otro no ¿por quién se inclina?”, planteó. “Hay que mirar hasta el mínimo detalle”, concluyó.