Por Gabriel Rossini

Publicación original en El Litoral

El senador nacional (Santa Fe-Frente de Todos) dijo que “más que hablarle a la interna política, lo que tenemos que definir cada uno es que solución le vamos a llevar a los santafesinos”

Para el senador nacional Marcelo Lewandowski, la inflación, sobre todo de los alimentos, es hoy el principal problema de los argentinos. “No puede ser que sea lo que más aumenta. Hay una gran concentración de los principales productos de consumo masivo, si hubiese más competencia no pasaría esto. Tenemos que tomar las medidas necesarias que permitan ampliar la capacidad productiva que corrija estas distorsiones”, dice al tiempo que destaca el programa de Precios Cuidados que se llevó adelante en Santa Fe donde entre la secretaría de Comercio Interior, los supermercadistas de la región y almacenes de barrios, hubo un acuerdo que permitió suprimir algunos de los costos que aparecen entre el productor y el consumidor. “No resolvió los problemas pero permitió abaratar algunos precios”, enfatiza.

“Hace unos días le hice el planteo a un productor agropecuario y le interesó. El gobierno nacional, en el marco de lo que le permite la ley, debería ofrecerle a los productores de soja, por ejemplo, que puedan liquidar durante un lapso de tiempo la producción con un porcentaje menor de retenciones y terminado ese tiempo llevar los porcentajes autorizados al máximo. De esa manera sería conveniente para ellos porque tendrían más ingresos, no especularían con el producto guardado en los silobolsas y el Estado se haría de los dólares que necesita para sostener la actividad productiva”, dice durante una charla con El Litoral.

-Más allá de recrear la unidad ¿no te parece que el peronismo debería recrear el vínculo que casi siempre tuvo con los sectores productivos?

-No tengo dudas. Tenemos que recomponer esa relación porque además Santa Fe es fundamentalmente productiva. Tenemos las grandes ciudades, pero el sector agropecuario es, juntos con las pymes, el gran motor de la economía santafesina y nosotros tenemos que tener un acercamiento para tratar de ayudar a solucionar los problemas y necesidades que tienen. Y por supuesto para ver cómo hacemos para que puedan aumentar la producción porque cuanto más haya, más recursos habrá para todos. En los últimos tiempos esto se estuvo incentivando con líneas de créditos oficiales como los del banco Nación. En Santa Fe, entre los subsidios del gobierno nacional y del provincial las tasas de interés de los créditos estuvieron por debajo del 20% anual. Como lo señalamos en el tema carnes, y a esto el ministro Domínguez lo sabe, tiene que haber un acercamiento, una política a largo plazo que impulsen los incentivos y la diversificación de la producción.

-Lo paradójico es que al sector productivo es que con el peronismo le va bien y con la oposición le fue mal

-Si. Muchos presidentes de comunas me expresan la preocupación que tienen por la mirada que desde Buenos Aires tienen respecto a los medianos y pequeños productores, que se vea al que tiene 50 o 100 hectáreas como si fuera un terrateniente cuando en realidad es un laburante del campo. En la semana en el Senado hice mención al proyecto de ley agro bio industrial que ojalá se pueda sancionar este año porque nos va a posibilitar estas alternativas de las que hablamos: exenciones impositivas, incentivos para diversificación productiva. Tenemos en la provincia tierras suficiente para potenciar todos los sectores productivos. Pero también tenemos que analizar con especialistas para corregir cuales son las causas que distorsionan los precios en la cadena productiva. Se cierran tambos porque al productor no le conviene y resulta que mucha gente no puede pagar la leche. La incidencia del trigo en el precio del pan es no mayor al 12%. Hay otros agregados en esa cadena que deberán medirse para quitar lo que sean distorsiones, incluido algunos impuestos.

Acuerdo con el FMI

-¿Haber votado divididos el acuerdo con el FMI abrirá alguna fisura en el Frente de Todos?

-Hay diferencias políticas que fueron claramente expresadas. Aspiro a que se pueda encontrar la salida para mantener la unidad para enfrentar lo que se viene porque un gobierno debilitado no le hace bien a ningún argentino, ni los que están a favor ni a los que están en contra. Independientemente de lo que fue el proyecto de acuerdo con el FMI, hay que restañar heridas y ver cómo se puede llegar a un consenso porque para las elecciones del año próximo a nadie le sirve un gobierno debilitado, ni con tantas dificultades. Más allá de que puertas adentro se pueda disentir y muchas cosas no nos puedan gustar, tenemos que arreglar las diferencias puertas adentro porque si las salimos a vociferar va a ser complicado. Además, los problemas que hoy tenemos deben resolverse a partir de una fuerza política que se muestre consistente. Esto es política, no una empresa donde si el número te sirve le das para adelante y si no lo modificas. Se trata de la conducción de un país y si no hay solidez política, cualquier medida que se tome es muy probable que fracase.

-¿Estás de acuerdo en las medidas que el presidente está tomando para bajar la inflación?

-No quiero opinar sobre medidas que se juzgarán por los resultados. Creo que en la medida en que no se logren consensos internos para que los ministros puedan sentarse con los distintos sectores para ver que pone cada uno, con la fortaleza política necesaria, todo se hará muy difícil. Con los dos puntos aumento de retenciones a la harina y el aceite de soja tenes al campo levantado cuando no es significativo. Por ahí se debió revisar esa medida porque no va tener ningún beneficio para la mesa de los argentinos, no va a generar las divisas necesarias y provoca enojo. Por eso digo que hay que ver que consenso tiene cada medida que se toma. Ahora, si desde un sector o del otro la respuesta es política, es otro ámbito. Si se utiliza cualquier excusa para enfrentar al gobierno estamos hablando de otra cosa. Ahora, si lo podemos resolver porque es un tema económico solamente y no político, me parece que tenemos que sentarnos a resolverlo. Porque la política que va a seguir el gobierno es la de generar las condiciones para que produzcan más. El sector de la agroindustria trabaja a una gran capacidad, le falta mano de obra. Este es el contexto. Hay una decena de proyectos en el congreso destinadas a potenciar todos los sectores como el agro bio industrial, de electromovilidad, cannabis medicinal; e inversiones en obra de infraestructura como el gasoducto Néstor Kirchner, el Belgrano Cargas o el Circunvalar en la ciudad de Santa Fe para bajar el costo de los fletes.

La unidad y el 2023

-Los primeros meses de este año se intentó recrear una mesa de diálogo con todos los sectores del peronismo en busca de la unidad del 2019 y no funcionó ¿Sabes qué pasó?

-Cuando se hizo la primera reunión no asistí porque estaba con Covid, pero fueron compañeros y compañeras de mi sector. Y después hubo un intento de una segunda reunión donde, por lo que tengo entendido, no hubo acuerdo por el día que se estableció. Me parece que se hicieron algunos comentarios incorrectos después, como que alguien había boicoteado la reunión. Sinceramente desde mi sector, Encuentro con Santa Fe, lo que se pretendió fue extender por unos días la reunión, pero no estuve al frente de ese tema.

-¿Para ganar las elecciones en 2023 alcanzará solo con la unidad?

-Creo que no hay que tenerle miedo a que no haya una lista única, pueden competir dentro del mismo espacio distintas expresiones. Lo importante es qué terminada las Paso, todos apoyen al que ganó y se comprometan a apoyar el gobierno, para que el que gane tenga la posibilidad de gobernar y expresar la voluntad de los otros sectores. El que gana conduce y el que pierda acompaña. Cuando uno escucha hablar del frente de frentes y ve quienes están tratando de sumarse y congeniar, a lo mejor sirve para ganar una elección, el tema es después como compatibilizar convicciones distintas y que pasará a la hora de gobernar. Veremos como se presente la oposición y después definiremos que tenemos para para ofrecerle cada uno a los santafesinos.

-¿A la unidad no habrá que agregarle otras cosas?

Estoy pensando, por ejemplo, en lo que hablamos al principio sobre la necesidad de recomponer algún tipo de vinculo con los sectores productivos. -Si, las alianzas no tienen que ser solo de la rosca política. Nosotros le tenemos que hablar a la sociedad, a los productores para ver como van a hacer para crecer y tener oportunidades, tenemos que hablarle al sector de la pequeña y mediana empresa para decirles lo que queremos hacer. Soy un productivista por excelencia. Cada posibilidad que tenga Santa Fe de potenciarse, ahí tenemos que estar. También ver como reconvertimos nuestros sectores sociales mas postergados y que respuesta damos a la inseguridad que desde hace años es el gran flagelo de la sociedad. Más que hablarle a la interna política, lo que tenemos que definir cada uno es que solución le vamos a llevar a los santafesinos, una idea, un plan, y que interpreten cual es el concepto que tiene cada uno de las cosas porque después se gobierna en base a eso. Tenemos que tener un plan de modernización de nuestras escuelas. Tenemos que ir reparando los edificios escolares más dañados, reconstruir las escuelas. A la educación, tanto desde el punto edilicio como de contenidos, tenemos que darle un cambio importante. Nadie habla de la deserción escolar. Aspiro que todos los sectores de la educación no nos sentemos a hablar solo de las paritarias sino a definir que hacemos con el sistema educativo, como expresamos los cambios que hubo en los niños y adolescentes. Muchos docente están aplicando distintas tareas de contención. A eso lo tenemos que potenciar, tiene que dejar de ser voluntarismo de algunos docentes. La provincia tiene un montón de atraso desde hace años y tenemos que cambiar.